Lagarde cambiaría la meta de inflación por primera vez en 17 años | Economía



Observadores del Banco Central Europeo (BCE) están prácticamente convencidos de que la presidenta, Christine Lagarde, cambiará la meta de inflación de la institución por primera vez en 17 años en su intento por lograr la estabilidad de precios que eludió a su predecesor.

(Lea: Christine Lagarde renuncia al FMI)

Casi 90% de los participantes en una encuesta de Bloomberg pronosticó que el BCE alterará oficialmente su estrategia para dar igual peso a una inflación demasiado baja o demasiado alta. La mitad respondió que la meta actual de “inferior, pero cercana a 2%” será más precisa.

(Lea: Inicia la carrera de candidatos para suceder a Lagarde en el FMI)

El BCE esta tratando de entender porqué la inflación se ha quedado corta a pesar de años de tasas de interés negativas y 2,6 billones de euros (US$2,9 billones) de compras de bonos bajo Mario Draghi, que ocupó la presidencia desde 2011 hasta finales del año pasado.

Aclarar o cambiar la definición de la estabilidad de precios podría ayudar a formuladores de política a cumplir su mandato, aunque también se corre el riesgo de someterse a acusaciones de que simplemente están moviendo las metas.

UNA EVALUACIÓN COMPLETA

Dado que la encuesta también muestra que las preocupaciones económicas disminuyen, Lagarde debería tener margen para llevar a cabo una revisión completa de la política monetaria que se aplicará este año.

Además, les dijo a miembros del Consejo de Gobierno que quiere iniciar el proceso en la reunión de política del 23 de enero.

Sus colegas han participado de sus posiciones durante meses, señalando un amplio apoyo ante una evaluación de la meta de inflación, pero sin un consenso obvio sobre lo que se debe hacer con la misma. En comparación con la encuesta anterior de diciembre, una mayor proporción de economistas piensa que el BCE establecerá una meta de inflación más precisa y flexible para permitir que la inflación se sobrepase.

NUEVA MEDIDA

Más personas también estimaron que la institución elegirá una nueva medida de inflación después de las crecientes críticas de que la actual Oficina de Estadísticas de la Unión Europea subestima gastos importantes como la vivienda.

Lagarde también ha prometido considerar como el BCE puede ayudar en la lucha contra el cambio climático, calificándolo de misión crítica para la institución. Sin embargo, ha sido un tema espinoso para algunos formuladores de políticas, en medio de preocupaciones de que el enfoque del banco central en la estabilidad de precios pueda diluirse.

CAMBIOS LEVES EN LA POLÍTICA

Más de la mitad de los encuestados dijeron que el BCE no tendrá en cuenta el impacto del calentamiento global al momento de establecer su política. De hecho, la mayoría pronóstico que no cambiará mucho en 2020, o en la mayor parte de 2021.

Esperan que la expansión cuantitativa, que se reanudó polémicamente en noviembre, se mantenga en 20.000 millones de euros al mes y se detenga a fines del próximo año. Se estima que las tasas de interés aumentarán en el segundo trimestre de 2022.

Al menos las nubes que han oscurecido la economía durante casi dos años parecen estar levantándose ligeramente. El nivel de preocupación por las amenazas, incluidas la recesión y la guerra comercial, cayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *